24 oct. 2011

Quieres más éxito? Quita los posesivos en tus frases


Os propongo un reto/juego. Eliminad todos los adjetivos posesivos en cada una de vuestras frases durante los 3  próximos días.
Estoy convencido que este simple, pero no fácil ejercicio, os va a deparar más de una sorpresa.
Ayer estaba leyendo un artículo en La Vanguardia sobre el futuro de los nuevos PC segun Google.
Cada vez con mayor potencia, más batería, menor tamaño, actualizados on line, y todo a cambio de qué? De no utilizar espacio físico para guardar memoria si no dejarlo en la famosa nube (cloud)
Hasta aquí nada nuevo que no se hayan encargado de contarnos a diestro y siniestro todos los gurús o proveedores de sistemas.
Y aquí vienen mis preguntas :
Cuantas cosas tenemos por el afán de posesión, pero no de disfrutarlo? Qué precio en espacio/dinero/tiempo pagamos por esa posesión? Que dolor nos causa cuando perdemos algo que “nos pertenece”? A que renunciamos por tener cosas en propiedad?
Antes de volver al “mundo laboral”, me gustaría poner algún ejemplo:
·         Las mayores inversiones como vivienda, coche, etc.
Parece que es mejor tener todo esto en propiedad, a costa de hipotecas en el tiempo, renuncias a otras cosas, y con un disfrute limitado.
Es más, si algún privilegiado consigue ya tener pagadas su hipoteca, nos lanzamos a la siguiente para tener nuestro apartamento en la playa o la casita de montaña. Eso a veces limita o cambios de residencia para afrontar nuevas oportunidades o retos, o en el segundo caso nuevas experiencias de “destinos diferentes”
  • Porque no disfrutar de la experiencia más que de la posesión?
  • Porque no pagar por el uso, en vez de por la máquina?, ...
....como en los pagos de pago por cada copia de las impresoras, o el renting de vehículos por ejemplo, (pero ese es otro tema y no quiero hacer en este blog apología de ningún producto marca o servicio)
Y ahora volvamos al comienzo.
Cuantas veces hablamos de nuestros clientes, nuestros equipos, nuestros objetivos, nuestra Empresa, nuestro coche, nuestro/a marido esposa, nuestro, nuestro.....
Incluso hay una famosa competencia que utiliza el factor de posesión como un gran valor: “sentimiento de pertenencia
Muchas veces este simple lenguaje hace que nos tomemos cada problema, o dificultad como algo excesivamente personal con lo que ello conlleva en la relación con otros compañeros, frustración cuando no conseguimos aquello que queríamos, o falta de visión objetiva para emprender de nuevo el reto desde otro punto de vista.
Incluso en la perdida de puesto de trabajo, perdemos “nuestro” estatus,  puesto, equipo, cliente, salario, coche, seguro médico,.....etc.
No era algo que disfrutábamos mientras existía la relación, sino que nos quitan algo ¿nuestro??....
Os propongo ese reto, de quitar a cada frase los adjetivos, mío, tuyo, suyo, nuestro...vereis que es difícil, pero los mismos conceptos expresados de esa manera generan un paisaje  mucho más claro, en nuestra relación con los demás y en la aplicación de cada tarea o reto.

Xavi