15 jul. 2011

Diversidad.¿ Sacamos pecho y le damos la espalda?

Aún recuerdo hace ya varios años mi primera reunión sobre el fomento de la diversidad en las Empresas cuando trabajaba en BP.
En ella se fomentaba la no discriminación, en base a  género, edad, religión, cultura, raza o procedencia.
Me pareció genial, y pensaba que sería realmente un movimiento al alza, y de desarrollo de riqueza para cualquier tipo de organización.
He tenido la suerte de participar en procesos de integración de Compañías.
El perfil, personal y de competencias de las personas que componían la nueva Compañía resultante era completamente dispar.
Qué duda cabe, que me  exigía un mayor esfuerzo de liderazgo y comunicación pero la recompensa era muy superior.
Cada persona te podía aportar a ti como manager y al resto del equipo una gran  riqueza en diferentes conocimientos y experiencias.
También ayudaba a fomentar la disparidad de opiniones y por tanto  ver nuevas oportunidades  donde antes solo unos cuantos veían problemas.
Y ahora que…..???
Han pasado los años y aquello que promulgábamos con ilusión y como un lema de oportunidades,  lo hemos anulado, casi sin darnos cuenta.
Vemos las Empresas, empleados o procesos de selección, y parece que estemos buscando un patrón muy concreto y poco dispar de perfil, edad, formación, experiencia y comportamiento.
Quien  se aleja de ese patrón, puede estar “cuestionado” y se favorece la cultura del asentimiento continuo.
Para un manager es más “cómoda” esta situación y tiene menos peligro que se pueda cuestionar su forma de ¿liderar?
Todo fluye…….o no!!
Tenemos dos obligaciones como Managers
·         Consecución de objetivos
·         Crecimiento profesional de los integrantes de nuestros equipos,
 y ambos puntos están unidos, solo creceremos y conseguiremos nuestros objetivos en base a que los integrantes de los equipos crezcan.
Hablamos de innovación sacando pecho y al menor descuido le damos la espalda.
Los países más desarrollados e innovadores son los que han visto la diversidad como oportunidad y no como amenaza.
Los mejores managers, que no gestores, son los que saben utilizar y enriquecer esa diversidad en sus equipos.
Debemos recuperar la ilusión y la riqueza de la diversidad.
Es nuestra mejor oportunidad de seguir creciendo como managers!

No hay comentarios:

Publicar un comentario