25 jul. 2011

¿Estás apasionado o aprisionado?... del entusiasmo a la obediencia

Este domingo he descubierto,, gracias a Miriam Blanco, un artículo de Gary Hamel sobre cambios necesarios en los modelos de gestión tradicionales, que os adjunto, y que finaliza con esta frase:
“Lo que las Empresas necesitan para ser competitivas son personas con iniciativa, creatividad y pasión”. Gary Hamel Junio 2011.
Me he puesto a buscar definiciones de pasión y he encontrado esta: Emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo.
 Fonéticamente la pasión suena parecido a la prisión salvo  si cambiamos la “a”
·         de apego, afecto, ánimo
Por la ”r” y la ” i” de
·         resistencia, ruindad
·         indiferencia, inmovilismo,  intransigencia,
Tenemos dos significados completamente diferentes, pero muchas veces un corto espacio de tiempo entre uno y otro.
En cualquier relación de pareja, (en este caso colaborador-empresa) puedes estar perfectamente en uno de estos dos estados.
Normalmente como todo proyecto nuevo, por cambio de Compañía o Responsabilidad hay una primera fase apasionante de conocimiento, novedad, crecimiento y expectativas.
Desafortunadamente, no es posible ( o sí?) que esta pasión dure de forma ilimitada.
En la actual situación económica con que nos machacan todos los medios, en cuanto a crisis y  miedo a perder el puesto de trabajo, nos podemos convertir en prisioneros de nuestros sueldos, nuestros cargos y nuestras prebendas, y de nuestra ¿seguridad?
También algunas Empresas, pueden utilizar en demasía los mismos factores para conseguir un mayor grado de asentimiento por parte sus colaboradores en todas sus iniciativas. No hay ya nadie que proteste, (no de forma oficial) ni que aporte alternativas, sugerencias o creatividad para hacer las cosas de forma diferente.
Superficialmente no hay conflictos y todo el mundo hace lo que le toca hacer, como en una prisión o un estamento militar.
De la definición que apuntaba al principio, hemos cambiado el entusiasmo, la emoción y el deseo,  por la obediencia.
¿Podemos cambiarlo? Aunque algunos me consideren un iluso, estoy convencido que es posible, además de imprescindible.
Son demasiadas horas al dia y días a la semana, como para no esforzarnos en pasárnoslo bien y en recuperar la ilusión.
No creo que el compromiso personal haya caído, pues es inherente a la personalidad de cada uno y lo tenemos de salida, pero hay formas de incrementarlo.
·         Dedicándose a lo que a uno le gusta, o haciendo que a uno le guste a aquello a lo que se dedica. Desear lo que tienes.
·         Actitud positiva en todo lo que transmitas sea en tus acciones o en tus palabras.
Por parte de las compañías o sus jefes:
·         Transmitir Entusiasmo. Los líderes entusiastas se rodean de gente entusiasta.
·         Mejorar la Comunicación bidireccional  y la confianza como pilares básicos.
·         Fomentar un buen clima laboral y las oportunidades de formación y desarrollo
·         Mayor uso del reconocimiento  y del feedback constante
·         Eliminar todo aquello que pueda ser factor de desmotivación
Es demasiado  fácil transmitir el desánimo, por eso no podemos hacernos trampas al solitario
Como en toda relación de pareja si una de las partes falla, tenemos la posibilidad de seguir en una situación a disgusto (prisioneros) o ser los capitanes de nuestro destino (cambio)

1 comentario:

  1. Felicidades por el artículo,me ha encantado!! :)

    Seguro que muchos de nosotros nos sentimos identificados.

    Las estadísticas nos muestran que más del 80% de los empleados tiene una mala opinión de su jefe. Por lo que, algo falla ¿no?.

    Las empresas deberían empezar a plantearse un cambio en la gestión empresarial, sino acabaremos siendo máquinas que solo hacen lo programado, en vez de personas felices de trabajar en lo que nos gusta.

    ResponderEliminar